Presupuesto para la Pac

LAS NEGOCIACIONES DEL PRESUPUESTO DE LA PAC

La Unión Europea estudia recortar en torno a 55.000 millones las ayudas europeas destinadas a la agricultura y a las regiones, a propuesta del presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

Van Rompuy plantea un recorte total de en torno a 75.000 millones de euros respecto a la propuesta inicial sobre el presupuesto plurianual para 2014-2020 presentada por la Comisión Europea.

La disminución planteada por Van Rompuy, que es menor a la que exigen algunos países como Reino Unido y que se sitúa en torno a 100.000 millones de euros, pretende facilitar un acuerdo en la Cumbre Europea.

Las partidas más afectadas son las destinadas a las políticas de cohesión y a las regiones, con una rebaja de 29.500 millones de euros, así como las ayudas a la agricultura, que verían reducida su dotación en torno a los 25.500 millones de euros.

La CE proponía destinar un total de 494.000 millones de euros en total a los fondos de cohesión social, territorial y económica, mientras que el documento de Van Rompuy plantea dedicarle 462.100 millones.

Este recorte afecta, por tanto, a la financiación que reciben las regiones a través de los fondos de cohesión en función de su PIB, los fondos de cooperación territorial y las ayudas a las regiones ultraperiféricas.

Todas las comunidades españolas que reciben fondos europeos se verían afectadas por esta reducción, salvo Canarias, ya que las ayudas a las regiones ultraperiféricas se mantienen. Galicia, Castilla-La Mancha, Andalucía y Murcia pasarían a recibir un cuarto menos de lo inicialmente propuesto.

En concreto, el Ejecutivo europeo sugirió destinar 39.000 millones de euros para las 51 regiones en transición ente 2014 y 2020, que se verían reducidos a 29.187 millones de euros.

Los fondos destinados a las regiones "prioritarias" (cuyo PIB es inferior al 75% de la media comunitaria), como Extremadura, descenderán también de los 162.000 millones de euros a 156.136. Respecto a la agricultura también afectará a las políticas de medio ambiente y a la lucha contra el cambio climático.

La CE proponía 386.400 millones de euros para este capítulo, que son rebajados a 364.700 por el presidente del Consejo Europeo. Las citadas fuentes confirmaron que, en términos absolutos, los mayores recortes se han propuesto sobre las políticas de cohesión y de agricultura, algo que consideraron normal debido a que estos capítulos son los que más fondos europeos reciben.

Posiblemente la propuesta contará con la oposición de países como Francia, tradicional defensor de la PAC, y de aquellos que defienden las políticas de cohesión, como Italia, España, Portugal o Grecia. Por su parte, la CE ha considerado que su propuesta era equilibrada y que "todas las cantidades que plantea son necesarias".